A los pies de Don Claudio Moyano, impulsor de la Ley de Instrucción Pública allá por los mediados del siglo XIX, quedamos una mañana de primavera para dar un paseo por lo que en su día fue un campo de “tochas” o “atochal”. De allá su nombre. Atocha.