Si algo debiera de estar prohibido en el teatro clásico son las versiones. Lo siento, pero al final estoy más perdida que una alcachofa en un casino.
Mi amiga Silvia que pasa sus últimos días de vacaciones en el hospital por unas complicaciones con sus divertículos, como es economista, divierte a sus divertículos leyéndoles historia de la economía. Me cuenta que las ciudades-Estado de los Sumerios, Asirios y mesopotámicos, a pesar de no haberse inventado muy bien …