La realidad entera está impregnada de ambivalencia. A veces esa realidad se nos presenta en tonos grises, pero otras resplandece y se viste de plenitud.
Os ofrezco este programa de verano: conocer a fondo la alegría, respirar con holgura, cuidar el perfil de lo pequeño, curtir la piel con hambre de bonanza, tomar el pulso a la belleza, al latido del campo y de las flores, al color dorado de la tarde, a las primeras luces de la noche, alejando el peso de la gris monotonía, sosegando el ánimo agitado por tanta crispación y enfrentamiento. Con este trasfondo de colores, de brisa marina, de músicos al sol de la playa, de barcos en el horizonte, …
En un sentido amplio, estamos todavía en el primer tramo de un nuevo curso, en el arranque esperanzado de otra etapa, sea esta escolar, académica, laboral… Abordaremos este tramo, cada quien con su peculiar talante vital, optimista o pesimista, luminoso o sombrío, dentro de la desconcertante complejidad de todo, de …