Llamé a mi amiga Alfonsina para ver si quería venir, ella, siempre alegre y atenta declinó la invitación, me confesó que no tenía cuerpo para martingalas llenas de desafecto.