Hace unos días hablábamos de las tontunas del nuevo ejecutivo matritense, las incongruencias que nos llegan a los ciudadanos, perdón, a los vecinos, de las actuaciones de los munícipes distritales y de área.
Dedico este artículo, por supuesto, a todos mis amigos y amigas, que son muchos y buenos. Se me ocurrió escribirlo al colgar el teléfono tras una larga e íntima conversación con un amigo de toda la vida, de mi entorno más cercano y entrañable. Con la ayuda de la armonía …
Pretendo en este artículo no derivar hacia un pesimismo derrotista sino reflexionar de modo sencillo y positivo sobre el miedo como sentimiento personal y colectivo y como actitud generalizada que va ganando territorio en nuestra sociedad.