En una estrategia de crispación, el discurso parlamentario busca menos el intercambio de opiniones y propuestas que su eco mediático. Además, crea una atmósfera irrespirable para los ciudadanos. Leer más…