España tiene remedio. Y ello pese a que muchas personas sensatas creen que enferma aceleradamente cada día. No solo por la expansión de los contagios víricos; la vida pública, política, enferma también por su cuenta. Esas mismas personas creen que casi ninguna de las principales instituciones, desde el arranque del siglo XXI, ha dado la talla ni contribuye a satisfacer los intereses mayoritarios de los ciudadanos. Leer más…