La Operación Chamartín, empantanada a lo largo de un cuarto de siglo, fue rebautizada por la anterior Corporación municipal como Madrid Nuevo Norte, para así dar apariencia de discontinuidad y novedad, pero manteniendo como principal objetivo el negocio inmobiliario de construir edificios de lujo en un suelo público pendiente de adquirir a ADIF y RENFE. Leer más…