Casi todos evitamos los instantes de pausa. Los más jóvenes, presos de la ansiedad, huyen de ellos despavoridos. El ruido, ya sea acústico, visual o mental, va a más. [Leer más…]