Para salir de los mundos mentales cerrados, propios de las sectas o círculos de elegidos, es necesario en primer lugar una cierta propensión a la independencia personal. Y, además, acogerse al amparo moral de otra autoridad fuerte. [Leer mâs…]