A menudo nos asalta en nuestro caminar diario una sensación de densidad ante los diversos hechos y elementos que configuran la situación que vivimos. Una densidad activa o pasiva, directa o indirecta, que nosotros mismos generamos o que nos sobreviene de forma imprevista.