Madrid, ciudad abierta a todo el mundo, ha estado engalanada durante varios días con la bandera arcoiris y sus calles llenas de personas de diferentes países, y de distintas orientaciones sexuales, que en un ambiente de libertad y alegría han celebrado el Día Mundial del Orgullo LGTBI.