Recurrir al Mede es hoy la opción más sensata, porque la ayuda europea está encarrilada y además han surgido dudas sobre la capacidad del BCE para apoyar la emisión de deuda de los Estados miembros. Leer más…