¿Crisis de Occidente? Más bien fatiga, cansancio de tanto onanismo identitario. Hace un siglo se proclamó nuestro declive, y aquí seguimos. Eso sí, infinitamente más ricos que entonces. Y más viejos, lo cual no es del todo malo. Leer más…