En estos días todo parece indicar, por mor de la tradición, que hay que hablar de paz. Pero solo hablar de Paz.