En medio de la guerra de Ucrania, de la lucha interna del PP, de los contratos del hermano de Ayuso, de las manifestaciones por la salvación de la atención primaria, etc…, pasará desapercibido un hecho que, bajo mi punto de vista, tiene una capital importancia para los salubristas madrileños y para el cuidado de la salud colectiva de esta región: el desmantelamiento definitivo de los servicios territoriales de salud pública de la Comunidad de Madrid. Durante estas semanas se procede a la centralización de los profesionales de salud pública de las áreas y al cierre de los centros de salud pública de área y distrito.

Dejar una respuesta