El año 2018 ha llegado y con él nuevas expectativas en todos los órdenes tanto a nivel global como a nivel local. Aspectos relevantes que han marcado 2017, nos invitan a una reflexión que nos posibilite construir cada día alternativas encaminadas a humanizar el planeta.

La llegada de Trump a la Casa Blanca a principios de 2017 ha causado grandes retrocesos en la gestión política, económica y del cambio climático a nivel global, con la retirada de Estados Unidos de la cumbre de medio ambiente y del Pacto Mundial de la ONU sobre migración y refugiados. Ha recrudecido conflictos como el palestino- israelí al trasladar la Embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, fomentando así en la sociedad actitudes racistas, homófobas y de segregación.

En las sociedades occidentales se han incrementado las desigualdades con una brecha mayor entre ricos y pobres.

En Europa, la crisis de los refugiados ha sido otro de los graves problemas que se ha hecho más evidente en este año que termina, viniendo personas a Europa desde países asiáticos y africanos, como Siria, Senegal o Mozambique. El Mediterráneo se ha convertido en fosa común de muchos seres anónimos, al tiempo que han adquirido cierto protagonismo los partidos de extrema derecha.

La mujer, sus derechos, y reivindicaciones ha sido quizá uno de los avances más significativos de este año que ha terminado. Se inició con la ya famosa “Marcha de las mujeres” en Washington frente a Trump y sus manifestaciones misóginas y ha continuado de modo imparable por todo el planeta incluidas la sociedades marcadamente patriarcales. Se han denunciado numerosos abusos sexuales realizados por personajes del cine, mundo deportivo, políticos y también surgió la campaña “me too “, “yo también” en Hollywood, con la que las mujeres se han apoyado unas a otras en sus denuncias.

Aquí en España han sido muchas las mujeres asesinadas por sus parejas y exparejas, en toeal 48, ocasionando una fuerte reacción social. Las mujeres piden al Gobierno que tome medidas eficaces que sensibilicen a los ciudadanos, especialmente a los adolescentes para que tomen conciencia de las actitudes machistas que es preciso señalar y frenar.

En otro orden de cosas que nos afectan, está ya, en los comienzos del 2018, la formación del Parlament en Cataluña y la reforma constitucional pendiente. Un sinfín de cambios sociopolíticos que disminuyan la desigualdad existente en la sociedad española y una concienciación sobre el consumo responsable y el cuidado del planeta.

Todo ello, son sólo unas pinceladas, que desde nuestro barrio de Prosperidad y periódico Prosperando queremos compartir con todos los vecinos para poder encarar este nuevo año aplicando en nuestro entorno cuántas medidas favorezcan la construcción de un barrio y una sociedad más humana.

Este reto nos lo hemos marcado para este año 2018.

Dejar una respuesta